Extracto lipídico de Árnica

18,15 IVA inc.

Árnica montana.

Este extracto ayuda en los casos de inflamación articular, en contracturas y tensiones musculares, tendinitis… ¡Es una maravilla!

  • Puedes usarlo directamente masajeando tus músculos y articulaciones.
  • Es natural y de cosmética verde ecológica.
  • No tiene nada de parabenos, parafina, sulfatos ni productos químicos.
Añadir a favoritos
Añadir a favoritos

La gran cantidad de bioflavonoides y aceite esencial que tiene este macerado de flores resultan muy útiles para la inflamación articular. Y además:

  • En contracturas y tensiones musculares.
  • Tendinitis.
  • Controla los derrames por golpes directos.
  • Es analgésico: ayuda a aliviar dolore,s lesiones y contusiones.
  • Alivia de forma considerable el dolor y la hinchazón que sale tras las cirugías.
  • Aumenta la circulación sanguínea en la zona aplicada, por lo que ayuda a la recuperación.
  • También está recomendado para la preparación deportiva.
Tamaño

100ml – en frasco

Marca

Modo de empleo

Aplícatelo realizando un masaje de articulaciones o muscular y tendinoso en la zona a tratar.

Sabías que...

Conocida también como tabaco de montaña, pues los que la conocían bien fumaban sus hojas para tratar problemas respiratorios y resfriados, así que si lo tenemos a mano porque no masajearse el pecho con golpecitos para movilizar mucosidades y la parte interna de los brazos hasta el dedo pulgar.

Precauciones

No se recomienda tomar vía interna este aceite pues es una planta tóxica y puede ocasionar vómitos, diarrea y dolor de cabeza. El formato más indicado para tomar es en homeopatía, indicado en caso de hacer deporte o acciones muy repetitivas que causan inflamación, consulta con tu homeópata de confianza para que te especifique tus dosis. Recomendado para nuestro botiquín.

¡Truco!

Una sencilla fórmula para esos moratones improvisados cuando vamos de excursión, por ejemplo, un roll on de 10ml con macerado de árnica, 10g de aceite esencial de Helicriso o (siempreviva) “el ae del boxeador”, listo/a para esos imprevistos.

¡Consejo!

Para conseguir fomentar la paz y la tranquilidad nos podemos ayudar de una bañera o barreño con agua tibia calentita y añadir un chorrito de macerado de árnica, vamos haciendo respiraciones profundas, un ratito que nos facilita una meditación tranquila y en paz, saldrás con la piel de los pies más suave, más centrada/o, un poquito más alegre y con ganas de volver a repetir.